NAUGHTY’S DJ SHOW

Corría el año 2013 cuando los dos hermanos fundadores de Puspaayu estábamos estudiando en Barcelona. Ambos vivíamos en pisos distintos y teníamos por costumbre cenar juntos de vez en cuando ara ponernos al día. Fue concretamente en una de estas cenas, cuando empezamos a fantasear con pinchar música en las discotecas. Nos gustó tanto la idea que en pocas semanas ya teníamos nuestra primera mesa de mezclas Tractor, un amplificador de segunda mano, y unos pequeños altavoces. Eso fue suficiente para que nos empezásemos a enganchar y que nuestras cenas mensuales se convirtieron en un cita semanal obligatoria para pinchar, beber un poco y luego salir de fiesta juntos. Entre risas y buenos momentos, fue pasando el tiempo y nos fuimos haciendo a nuestra mesa de mezclas. En esta época, nuestras únicas actuaciones, consistían en poner música en los copeos para nuestros compañeros de piso y luego salir todos juntos a Nasty Mondays, donde veíamos a dos de nuestro DJ’s favoritos: Sören y Max. 

Teníamos 21 y 18 años, todavía hacía unos meses que habíamos empezado cuando sin estar muy preparados y sin ningún tipo de experiencia llegó el verano y con él, nuestra primera oportunidad. La oferta venia de Jazzbah, en el Puerto de Ciudadela, Juli y Víctor los propietarios de la discoteca, quisieron apostar por dos chicos locales que decían hacer un SHOW con su música y saltos, aunque lo más probable es que apostasen por nosotros por ser vecinos del pueblo y atraer amigos y conocidos hacía la discoteca. Fuera cual fuera su motivación, estábamos muy agradecidos y dispuesto a darlo todo. Era un viernes y aunque hubiésemos hecho un par de sesiones intensivas para practicar previas a nuestro debut, en nuestra primera noche no faltó de nada: nervios, discusiones, algún que otro apagón de música, uno o dos tragos de más y sobretodo un público muy entregado. Habíamos sobrevivido a nuestra primera noche como DJ’s y parecía que eso solo acababa de empezar. Después de esa primera fecha, Jazzbah siguió apostando por nosotros, y nos dejó seguir poniendo música los jueves de Agosto en la sala principal. Una de las cosas que nos hacía más ilusión y caracterizaba nuestro show, era todo el Atrezzo que montábamos en el escenario donde estaba nuestra mesa de mezclas: un maniquí, lámparas, skates, cuadros e incluso una televisión antigua era algunas de las cosas que decoraban el set up. También los camareros llegaron a convertirse en parte del espectáculo, como Gabi, que no dudaba en subirse al escenario y contribuir con sus coreografías cuando las guitarras sonaban.

Terminó el verano y volvimos a Barcelona a seguir estudiando. Entonces ir a Menorca en vacaciones era parecido a tener un bolo: Navidad, Semana Santa, cualquier fecha que estábamos en la isla era buena para poner música, bailar y hacer nuestro show. Con esto, llegaron las ofertas de nuevas discotecas de la isla, Space Menorca. 

Con la llegada del segundo verano, nuestras diferentes prioridades y caminos profesionales nos hicieron tomar direcciones distintas, aunque uno de nosotros siguió su camino en el mundo de la música y la noche, el cual llegaría a cumplir su objetivo en este mundillo.  Fue una etapa de crecimiento, y nuestro primer contacto con el mundo laboral. Trabajar juntos nos hizo aprender el uno del otro, y poder hacer de Puspaayu una realidad juntos. 

Nunca vamos a dejar de discutir por nuestras visiones distintas sobre la vida. 

Así nació el nombre de nuestra mejor hamburguesa y sociedad: NAUGHTY’S.